17/08/2010

PEQUEÑAS CRÓNICAS DE LOS SENTIMIENTOS MUTANTES


III




-Haz de desflemar la cebolla, el sabor está tan fuerte que hace intragable la ensalada.

La pared es blanca, demasiado. Ya se le acabó la comida del plato, y no tiene más sed.

-Si no quieres no te la comas.

-¿Y entonces que como?

-Te preparo algo rápido

-No, ya hiciste bastante. ¿Pagaste el teléfono? No te muerdas las uñas, no ¿verdad?

-Te dije que iba a intentarlo, tuve demasiado quehacer y se me pasó.

No se puede escribir el silencio. Se puede decir que él se levanta de la mesa y al pasar un dedo sobre la tele se le llena de polvo. Quiere sentarse y descansar la cabeza llena de oficina pero los sillones rebozan ropa, libros, y cualquier cosa. No es que quiera ponerse de malas. Se puede decir también que ella está segura de que otra vez no harán el amor, ni siquiera sexo crudo, entonces estira los brazos sobre la mesa y deja caer la cabeza sobre el plato vacío. Lo oye salir, sin azotar la puerta, y se siente culpable de lo asquerosa que está la ensalada, del desorden de la casa, de no haber pagado el teléfono. Odia el silencio, ni el motor de un carro, ni risas de niños, ni ladridos o maullidos, nada. No es que quiera llorar.

-¿Estás bien? –está sentado en el piso, de traje y en el piso- ¿quieres una aspirina o algo?

-Quisiera poder confiar en ti, no tener que encargarme de todo, eso es lo que quisiera, de hecho lo que necesito, pero a ti no te importa nada que no tenga que ver contigo.

-Ya te dije que lo siento.

-Eso no basta, -se aprieta el pecho, está sudando pero hace frío.

-Amor ¿te sientes bien? Te ves pálido

-¿Qué importa? –Ella trata de llevarlo a la cama.- Déjame

-Pero estás mal –él trata de zafarse de su mano, se defiende de sus brazos- amor déjame ayudarte, ven por favor.

No se puede escribir el gesto que hace el egoísmo, ni el regocijo de una venganza sufrida. Todo lo demás es sólo la introducción.



3 comentarios:

the lines on my face dijo...

ufff, me encantó, triste, crudo, con puntos suspensivos... de verdad no se puede escribir el silencio, ni el egoísmo pero cómo pesan y cómo se pueden interpretar sí se puede...
abrazotes

Amorexia. dijo...

Odio cuando las malas actitudes del pasado vuelven justo cuando las dabas por muertas, y el día se vuelve mierda... y la lejanía es breve

deshora.

Aluminca dijo...

Muy cotidiano ¿Por que no se me ocurrio a mi? Tengo envidia.
Saludos.