19/01/2011




LUNA LLENA

Mi esposo está subiendo música a su celular, son más o menos las 11 y media, de repente suena una canción mía, una rola para guitarra, y suena bien.

Mi dieta de narconoticias me deja triste y con rabia para todo el día, la única restricción que tengo es no leer de noche, sin embargo es casi imposible no hablar sobre ellas a cualquier hora.

Es increíble cuanto puede aguantar el corazón, como puede ablandarse tanto el músculo, y uno pretende acostumbrarse al ejecutómetro, a las noticias cada vez más crueles, pero de repente toda la fortaleza se te desfaja cuando en el camión lees sobre los niños muertos en esta estúpida guerra, y definitivamente ya no alcanza la comprensión, ya no se puede pensar, sólo se te salen las lágrimas, y el corazón se te muere un poco más.

Pero en las escaleras de mi azotea una cocorita puso su nido, y la luna esta noche brilla tanto que alumbra mi fuente, y su conejito se ve radiante, y mi música en la computadora de mi esposo no suena mal. Además el viernes ensayaré con mi negra y mi micrófono Shure, sí, no con una guitarra prestada sino con mi negra, mi negrita chula, la mejor de las cuerdófonas.

Entonses el corazón tiene que curarse, seguir aunque este todo agujerado, y tenemos que hacer música, tenemos que cantar a todo pulmón las canciones por los niños muertos, por las mujeres muertas, por los sueños muertos.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Si princesa, cántele, cántele a la vida para cambiar tanta muerte!
besos y acordes

the lines on my face dijo...

es tan difícil ver el mundo y no sentirse agobiado, inútil... pero hay que hacer y si logras cantarle al corazón y al mundo, algunas sonrisas sacarás
abrazos

Ánuar Zúñiga Naime dijo...

Muy, muy, muy, ,muy chingón.

dèbora hadaza dijo...

Anónimo me gusta mucho tu comentario, pero quien eres??

Abrazos para ti Ana, muchos.

Ánuar amigo te quiero mucho.

Anónimo dijo...

Me alegro que te guste y estoy seguro que no adivinarías nunca mi nombre,me llame como me llame siempre tendría elogios para tu obra

Camila Mardones dijo...

pues yo también me derrito, sobre todo por las últimas frases que están hermosas

dèbora hadaza dijo...

Bienvenida Camila y gracias :D