30/01/2011



SOBRE EL CISNE NEGRO

Sí, la historia es predecible, sí Aronofsky se afresó, sí.

Sí también Natalie Portman actuó maravillosamente bien, sí, le crees todíto, pero por lo que sé que valió la pena ver esta película es por el argumento.

Varias cosas me han demandado morir, vivir para Dios exige morir, crear exige morir, vivir exige morir.

Pero cada una de ellas a distintos niveles, y esos niveles no están nivelados, chocan, se contradicen, porque con algunos de ellos tengo que salvar a toda costa al cisne blanco y con otras debo abrirme la piel para que salgan las plumas negras.

Todas la veces que he logrado más en algo ha sido necesaria esa actitud borderline, el justo preciso en que la locura puede ser fértil.

La frigidez es sinónimo de una vida parecida al coma...

Tal vez digo demasiadas necedades, pero acabo de ver la película, y no he podido dejar de pensar en eso.

Y eso es todo lo que tengo por decir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y has dicho tanto... tambien me siento en estado de coma en determinados momentos, otras solo un patito feo...
besos autora!

Ánuar Zúñiga Naime dijo...

Desacuerdos:
1- La historia es sólo tan predecible como lo sería cualquier versión nueva del Lago de los Cisnes.
2- Por supuesto que Aronofsky no se afresó.

Acuerdos:
1- Crear exige morir (¡Bravo!).
2- Vivir exige morir.
3- La frigidez es sinónimo de una vida parecida al coma.

Me gustó.
Abrazo.

BEATRIZ dijo...

Pues yo no la he visto y sólo tengo una sóla pregunta...ya la venía preguntando hace días, antes de leerte: ¿Cuántas veces tenemos que morir para estar realmente muertos? caminar sobre una cuerda floja no es lo mismo que la caída!

Sería fantástico poder lanzarse y saber la caída inevitable y lanzarse. Pero estamos vivos.

No dices necedades solo andamos existenciales susana.

Te mando un abrazo de cisne negrito por ahora.