05/07/2013

prfff

Y ahí estás.

Das un paso y te escondes, te enconchas.

Quisieras mentarle la madre a todos, romperles la madre, decirles que son un ato de pendejos que no entienden nada, que no tienen idea, que es obvio que no estás bien, que no puedes estarlo. (Aunque sí lo estás, no estás idiota, ni postrado de dolor, (no tengo intensión de saber como se puede estar postrado de dolor, así ya es suficiente), no te la pasas llorando, haces tus deberes, ríes, ves la tele, juegas ajedrez, lees las noticias, lees tus libros, piensas, y piensas y piensas, y evitas pensar en lo que no entiendes, y haces cartas catárticas y todo te da coraje, y quieres que todo el mundo te eche pleito para tener un pretexto y decirles que te hartan, que no soportas su estúpida condescendencia, que no es cierto que lo sientan, que no lo pueden sentir, que si de verdad te quisieran estarían cerca, dejarían que los usaras de perilla, que no traten de consolarte, que te hagan enojar de veras, que te digan una mamadota para que puedas romperles la jeta con razón).

Estás bien, trabajas, te duermes, contestas educadamente, políticamente, no piadosamente ahorita no, por favor no, te mueres por gritar pero no sale la voz, y a veces no sabes a que asirte, porque tú siempre tratas de racionalizar todo y no se puede, no tienes razones.

Puedes o no tener la culpa, esa noche en la que le dijiste cosas horribles y te dijeron cosas horribles, y te volcaste en ira y palabras pudo ser la última para él. Tal vez ustedes dos lo mataron, tal vez el encono, el dolor, la ira, pero como probarlo, y si fuera cierto que? ¿No se supone que la vida es más fuerte que eso, no se supone que se echa la maquinaria andar y entonces todo lo soporta?

Es horrible sentirte que te ahogas y no ahogarte, estar sediento y que de nada sirva el agua. "La ración de la esperanza es poca y el dolor no se puede compartir." No lo sabía, ya lo comprobé.

Ahora sí, que chingue su madre el mundo.

3 comentarios:

ZGRL dijo...

Quizá yo no esté enfrente, quisiera estarlo, y que me gritaras y que te deshagas en maldiciones y perjurios, en llanto o en carcajadas histéricas, en golpes de ser necesario si con eso consigo aliviar un poco la rabia, la pena, el dolor. No estoy en frente, no estoy siquiera cerca, sí a una llamada, a un mensaje, a un "click" pero se que no es suficiente. Te quiero y tienes razón, hasta cierto punto. Yo si siento dolor, evidentemente no el mismo que el tuyo, ni igual de intenso, pero siento el dolor de no ser capaz de mermar el tuyo y de no ser ni remotamente útil para ti en estos momentos. Quizá soy idiota, quizá sólo una imbécil que dice que le duele algo de lo que no tiene ni idea, pero soy una idiota que te quiere sinceramente y que está dispuesta a soportarte hasta en tus momentos más oscuros, si le dejas estar, aunque a veces eso no sea corporalmente, aunque sea de voz, de letra.

dèbora hadaza dijo...

Ey no eres una idiota, ni tú ni nadie, sólo estaba enojada, y cansada de ser amable, pero no pienso eso en realidad ni de ti ni de nadie. Te quiero mucho, muchísimo :)

Aluminca dijo...

Que cosa, que visceral,que desahogo tan grande.

Saludos.