09/11/2007

Miserere mei, Deus, secundum magnam misericordiam tuam.



Ten piedad de mí,
ten piedad de mi cabeza que gira y arde como si en cada vuelta tallara el desierto,
ten piedad de cada idea porque naufragan como si corrieran hacia el abismo,
ten piedad de mis recuerdos que se desfiguran rostro o rostro hasta darme horror
que aullan dentro mis huesos hasta no saber si son impulsos o demonios
que me arden mas que las culpas, que me rasgan mas que los pecados.

Ten piedad de mí
ten piedad de mis huesos que se astillan con el peso de los días inútiles
de los momentos agonizantes en el tedio y el hastío,
ten piedad, ten piedad que me hago polvo despertando lejos de todo
lejos de mí, de lo que alguna vez pensé que podría ser,
de lo que una vez soñé poder alcanzar,
"yo no daría la vida por mi vida", no daría un suspiro por este respirar
no daría una gota de sangre por este río coagulado y muerto
ten piedad de mí...

Ten piedad de mí
ten piedad de mis ojos, de la oscuridad que los cubre, de la bruma que los aísla
de los fantasma que disciernen, de las sombras que los guían,
de las visiones que los sostienen, que los arman de verdades mal paridas
de los espejismos que creen, de las químeras que buscan
ten piedad, ten piedad que se cierran, te piedad que se deshacen
ten piedad que se ahogan, que cada noche se vuelven estanque
que el estanque cada noche se pudre, que el musgo crece,
la lama crece y la ceguera continua,
por favor ten piedad.

Ten piedad
ten piedad de mi boca que se muerde, de mi lengua que se muerde,
de mis dientes que se muerden, en mi boca todo está mordido
tengo un hambre voraz de imposibles, de ilusiones como pájaros
de esperanzas como nubes, tengo un hambre de vida,
tengo hambre de logros de calles de gentes de abrazos de ojos de vidas
tengo hambre de asir el infinito de la tierra, de amanecer viva
de anochecer cansada de haber peleado de haber amado de haber hecho
tengo un hambre de eternidad que me come la boca
ten piedad de mí, ten piedad.

Miserere mei
Deus misere mei
miserere mei
miserere
miserere
mei

10 comentarios:

cris dijo...

ay.
escucho una música detrás, es como un himno o una ópera o algo así.

Anuar Zúñiga Naime dijo...

No hay palabras.
Besos y abrazos.

Altamira( un Juan de los Palotes) dijo...

a ver... "Miserere mei, Deus, secundum magnam misericordiam tuam." una verdadera confeción escrita con tinta-sangre, con ira de frustración y pesar, un texto que aun en la desesperanza y el enojo no niega ni desmiente. Ratifica de Deus su existencia y su supremasía. Felisítole!

proctorul dijo...

hola de regreso.

pues sí, me gusta Ligetti, en especial el Continuum (que para mí es un medley entre Glass y Cannibal Corpse).

pero me gusta mucho también el famoso Mesto, Rígido e Ceremoniale de la Música Ricercata.

la primera vez que lo escuché fue en la OFUNAM. por su puesto me dejó como en la pendeja y no supe qué me había golpeado. creo que no me gustó. pero no me dejó dormir, eso sí.

la foto no sé de dónde la saqué. supongo que ñoñeando por la red.

muchos saludos.

proctorul dijo...

oye, qué tipo de música compones?

yo uso el método aleatorio y el reason para hacer música electrosa (creo que sigo siendo fan de skinny puppy).

saludos otra vez.

Aleph dijo...

Gracias. Sí que es una buena palabra.
Tengo una duda ¿Sabes algo de latín?
Pasa a visitarme pronto. Cuídate.

txanba dijo...

ten piedad de tantas cosas que de la boca, será muy difícil...

un abrazo.

galatea dijo...

Debora:
Hace días me preguntaba por ti y parece que prefieres "desnudosde..." antes que laamadayodiada... por qué duele tanto?...

Si, ahora puedo decir que fue como la "tregua" del medio día.
Mientras duró fue "simpático" ... dignita entré sin llorar.
Ahora miro por la ventana con la mirada perdida,
contenta por ese paréntesis que a veces nos da la vida.

No niego que me cayeron unos lagrimones pero (suena panfletero)salí fortalecida :)

Aprendí a disfrutar sin analizar mucho, el pensamiento nos confunde y aleja de los momentos.
Cariños, un abrazo.

BEATRIZ OSORNIO MORALES dijo...

Deb,

qué hermosa plegaria!

yo no sé de música, como no sea la de las palabras, pero siento, sin mucho análisis, el tono elegiático de la búsqueda, de las ganas de existir, para lo que se necesita un poco más que vida.

te quiero mucho,

Anónimo dijo...

TIO AKI LA PEÑA ESTA LOCA!!!!


DAIS MIEDO..