17/04/2008



arrullo este grito pequeño que corta la garganta

tan pequeño como la flauta de oro que se tragó la flauta

como esos gritos de los pájaros ahogantes, como esas pláticas

que de seguro tienen las arañas.

arrullo tu chasquido de labios, el rasgar de tu lámina espalda

las navajas de aire en celo
.
esas respiraciones de asmático en agua.

arrullo tu voz de guijarro de sueño de fuego de ratas

de oxído y frotados metales de suplica de nieve y de barco

que se esconde en el mito para no dejar de ser viento

arrullo la música para todos los tontos y todos los gatos

para los ruídos que penetran las muelas
.
para las muelas que trituran los huesos
.
para los huesos que raspan las caderas del miedo
.
para el miedo y sus dedos que te pulsan las cuerdas.

arrullo el cantar de los imbéciles que perdimos la locura
.
para caer en la sordera
.
en el vacío itinerante de una memoria sin silencios
.
en el estridente silencio de un mar de golondrinas.
.
arrullo este grito pequeño como aletear de mosca
.
como mordida de hormigas en la carne de las uñas
.
como clamor pupila ante vibrantes soles
.
como gemido húmedo de monja virgen

como estertor de perro en ciudad lejana

como mudo respirando lumbre.