28 ene 2007



"Tienes la rebeldía en el espanto de la sangre
y la oscura tristeza en los cabellos...
(¡oh jaula de mi voz, prisión de mis tinieblas)" Efráin Huerta
"entonces habia que besarla profundamente, incitarla a nuevos juegos... se daba entonces como una bestia frenética, los ojos perdidos y las manos torcidas hacia adentro, mitica y atroz..." Rayuela

Nunca se sabe, cuando se besa, si se mata o se muere. Robarse el aliento de un desalentado es gran pecado. Comerte los buenos deseos, la intensión correcta de no dejarse seducir por una quimera. Hacer el amor con labios, dientes y lengua; hundir las manos en una malesa de rojos y negros. Tomarse la sed, beber el fuego, tatuar el viento, jugar a no morirse solo. Usar el aliento ajeno para esconderse, salir del ataud de uno mismo para sepultarse en otra boca. Es en verdad muy cruel.
.
Intercambios de carroña, de dolores, de frustraciones. Te presento mis fantasmas para que los acaricies, mis angustias para que las ampares en tu carne, mis fracasos para que te toquen la espalda. Mi cabello es la isla de mis amores náufragos, tu cuerpo es la única balsa de esperanza; pero pesa demasiado el muerto que cargo en el alma para que alguien pueda salvarse. Te hundo en mi tristeza, en el ansia, en mi pecho; me hundo en ti, en tus anhelos nuevos, en tu vida sin borrones, en tus brazos; en tu cuerpo que tiembla de todos los deseos que le doy, pero que se duele de todo el consuelo que le niego.
.
Para que déje de llorar tienes que romperme la piel a besos, anúda con tu lengua mis lagrimas, muérdeme la vida, no pares hasta que muera. Trága mi aliento, y con él, el dolor.

6 comentarios:

Desde un laberinto dijo...

Cuando se besa empieza el tic - tac de ese reloj de arena que nos ahoga de expectativas que nunca serán satisfechas.
No hay arma más poderosa que los labios de quienes saben marcarnos la piel y el alma con sus besos.
Los poseedores de tales armas merecen ser devorados y quedarse sin aliento

Lo peor del mercado dijo...

Un gusto pasar de nuevo por tu casa Debora.
Qué bueno sería poder derramarse en el cuerpo del otro, como un río cuyo destino final es el mar.
Despues de la sequía que hubo en estos lugares... de aquella sequía triste que te comenté... ha empezado a llover copiosamente. Las plantas abrieron sus bocas de nuevo y la tierra cerró sus grietas. Ahora el suelo es más firme. De algún modo que aún no alcanzo a comprender, vos querida Debora, tuviste que ver en eso.
Un beso a traves de múltiples bocas.

LAMAGAHOY dijo...

No solo eres una buena comentarista de nuestro común destino latinoamericano, sino una excelente poeta.

Te envío un beso con mis labios helados, por el destino "Glaciar" y congelado de nuestros países "En Desarrollo" (Developing countries).
Nombre o broma macabra, del frío y hambre de nuestros hermanos y familiares.
Víctor

berenice dijo...

Cuando besamos, tu sol de hielo se derrite.

(¡gracias por el cumplido que dejaste en mi blog!)

capitán pezuña dijo...

Bueno, concejo de conejo: Abre tus cortinas y deja que irradie la luz y el aire hacia ti, respira y siente cada célula de tu cuerpo moverse como un niño una tarde joven de verano. Las cosas son tan brillantes como deseamos verlas.

Volveré a dar un paseo por tu blog, ojalá tu sigas haciéndolo por el mío. Gracias por el aporte.

El espejo dijo...

Esto anula mi comentario anterior. "Hoy" ya seré un hombre mejor. Otra vez, gracias.



[Saludos]