19/02/2010

Silencio y vida.





Ha regresado a mi horizonte la posibilidad de ser mamá. Y con esto no me refiero a la posibilidad física o moral, sino más bien de deseo. Mucho tiempo me negué a hacer cosas "femeninas" como cocinar o dedicarle tiempo a lo doméstico. Me negué también en mi mente al matrimonio, si quería un hombre en mi vida pero no pensé que fuera a casarme. Pensé que todo eso que los demás, sobre todo LAS demás querían era, en realidad, un lugar cómodo para vivir, un escondite para no lograr metas significantes en la vida. Me casé. Y hay muchas cosas de las que desconfié que ahora disfruto. Me encanta cocinar. No me gusta el trabajo domestico pero sí crear espacios. Me gusta tener un compañero de viaje, un testigo que es un proyecto. Me gusta construirme con otro y pretender ser carretera. ¿Me gustara ser mamá?



Me da miedo perder mi libertad. Me gusta mi espacio. Podría decir muchas cosas parecidas. Luego pienso en Mozart, en Stravinsky, en Wilde. En enseñar a hablar. En sacarla de la escuela a media semana para ir a un pueblo cercano. En jugar a almohadazos, en clases de natación y piano. En escucharla leer. En sus ojos viendo un tigre. En su rostro relajado al dormir. En brincar sobre el lodo bajo la lluvia. En verla decidir. Y pienso que ha de ser hermoso ver como se forma un humano desde el vientre hasta la libertad.




No tiene nada que ver pero revisando libretas encontré esto y me gustó:

No existe el silencio. Existe el ruído del refrigerador, de la mano rozando la hoja, de la ciudad dormida. Existe la voz de la televisión que no escucha, del teléfono que no me llama, de las alarmas para despertarse, de los pasos y motores que se alejan, del timbre del messenger que siempre molesta, de la música sorda. Existe la voz del protagonista de un libro, a veces los cantos de pájaros negros, o las bocinas de alguna historia. Tal vez alguien me bajó el volumen, gruñir es lo que suena, mi voz de fantasta, de enemigo, de viento. No existe el silencio. Existen los ronquidos y la tos, los pedos y los eructos, las palabras de cortesía y el intercambio de saludos. Ya no suena nada, no hay sonido, ni eco, ni reverb, ni...

12 comentarios:

BEATRIZ dijo...

¿comodidad el matrimonio? uff...depende susanita,jajaja
luego de que si te casabas y hacías mamá ibas a perder tu grandeza...se necesita algo más que soltería para tener genio, eso pienso nomás de primer momento... pensandolo más bien, talvéz tenga usted razón señora,jajaja.
A veces aunque se tenga miedo hay que dar el siguiente paso, cualquiera que sea...así es la vida de maravillosa.

Me gusta que cuentes cosas de ti.

SAludos y te quieros.

dèbora hadaza dijo...

Pos la pura ignorancia Susanita, los muchos prejuicios, y la necedad de quien cree que los demás estan mal. Pero eso cura con la vida. Y me gusta la vida por donde te lleva y por como te cambia.

un abrazo, te quiero.

Bob dijo...

Tienes tanta pero tanta tanta razón de cómo debería acabar mi post que te hice caso y lo cambié.

Nuevo post en Radar.


Saludos!

dèbora hadaza dijo...

:D

me gusta tu ácido.

Nobody Dotcom dijo...

1. ¿Qué milagro?
2. Traté de entender el contexto para hacer un comentario inteligente y lo único que puedo decir es que la vida es la oportunidad única que tenemos para sentir y emocionarnos de las cosas más simples y llorar de las más complejas, pero en un momento determinado en un tiempo específico pasa y nunca tiene vuelta atrás. Espero que esta interpretación simple te ayude a tomar las mejores decisiones en tu vida, porque eso es, tu vida y de nadie más.

ND

Lear dijo...

Caray, el asunto es que el párrafo final tiene todo que ver pero en sentido contrario. El post es como acelerón de coche y luego freno de mano...

Taяuмвa dijo...

Del vientre hasta la libertad... me encantó, eso lo resume de una manera hermosa.

Yo tampoco quería nada de matrimonio, o hijos o cosas de ama de casa... ahora ya me voy a casar, jeje.

Padre tu blog, saludos!

dèbora hadaza dijo...

Nobody: que gustazo! y gracias.

Lear: sí, realmente creo que tiene todo que ver, algo así como los dos lados del sueter.

Tarumba: gracias por la visita y suerte con la vida, felicidades y abrazo.

Horacio Fioriello dijo...

no existe el silencio, existe si, la muerte.

Corre mamá, ve a buscar a tu niño que esta nadando en un charco de tus entrañas.

besos

Sibila.S dijo...

Deb;aaaaaahu...

Jejeje, de tan bonito que lo pintaste, que ya hasta se me antojó...jaja neee, bueno, no es para tanto.

Pero ese párrafo donde hablas de las clases de piano y las decisiones y los almohadazos...rules.

Pequeña, a vos también la quiero.

[El último párrafo también rules] si sí sí.

Muuuua!

the lines on my face dijo...

uorale! no sabía que esas cosas giraban en tu cabeza y enrollaban hilitos de seda resistentes y delicados en todo tu cerebro conectándolo con tu corazón...
Yo tampoco soy de las que piensan en cosas así, creo que no es lo mio... pero bueno, siempre es bueno saber que los siguientes pasos pueden dar felicidad..
abrazos y mantenme al tanto ;)

Nobody Dotcom dijo...

ya es tiempo de un nuevo post