20/12/2011

NO ME GUSTAN LOS TÍTULOS

Hay cosas que no caben en un título. El dolor de una realidad que se va metiendo en los huesos, lenta e insistentemente. La esperanza que te aprieta la garganta y duele más que la resignación. El miedo constante como la sangre, el amor más profundo que el alma.

No cabe en título el tamaño de los ojos de mi hija, ni su sonrisa sin dientes ni prejuicios. Su sueño más activo que su vida, sus manos más grandes que sus huesos.

No cabe si quiera en todas las palabras del mundo, esta pequeña soledad de suburbio, este silencio mordaz, estas caricias de ciego.

No me gusta etiquetar titulando, no me gusta vivir en catálogo, no me gusta nombrar lo que ya no sé como decir.