18/12/2009


II

Abro la puerta del cuarto, no hay ni una brizna de luz. Mi respiración entra primero, se adueña del eco de esta habitación tan alta, (tendríamos que subirnos hasta el último peldaño de una escalera para cambiar un foco). Siento tus manos, pero no se de donde vienen, tu boca esta desbaratandome el cuello. Caigo. Ya puedo ver el reflejo en el vidrio de la tele, el piso es frío, quitamos la lap con prisa para no aplastarla, con cuidado para que no se caiga. ¿Qué secretos encontraré esta vez en está cama ajena?

.............................................................

Necesito citarte pero no puedo entrar a tu blog.

.............................................................

miercoles 7 de enero del 2009

Mi clochard favorita, a las puertas de la catedral, remienda una tela negra. La mañana esta fresca, me siento en un banca de piedra y mientras el sol calienta mis piernas un benson calienta mi corazón, me va alegrando más y más en cada fumada, se me quitan los pensamientos cripticos, (asi se amanece cuando se duerme mal y poco). Mi casa esta llena, es imposible dar dos pasos tranquilamente y mañana estará peor, y pasado y etc. Los contornos parientes me esperan, pero necesitaba un lugar "tranquilo", escribir un poco, y un café aunque no tan decente. Por cierto ya está frío.

.........................................................................
Necesito citarte pero no puedo entrar a tu blog.

.........................................................................

Escribo como alguien hace macrame, o teje, o engaña a su marido, o le da de comer a los patos de la laguna. Si, por terapia. Pienso eso mientras el benson me quema los dedos, a todo mundo le pasa eso, pienso. Veo un largo cilindro de ceniza, a punto de caer, de apagarse en mi pantalón. Pienso que algunas vidas cuelgan así por años antes de decirdirse por alguna piedra donde pulverizarse. Pienso que hace frío. Pienso que quiero escribir, pero las palabras se des ha cen mientras camino, mientras llego algún lugar donde conectar la computadora. Sé que vas a molestarte si escribo y publico que fumé. Aun así lo hago. Quisiera no dar explicaciones de porque escribo lo que escribo, pero sé que terminaré dandolas. Y pienso que tal vez escribir no es tan inofensivo como hacer macrame o tejer o engañar al marido o darle de comer a los patos en la laguna. Las letras, aun por terapia tiene algo de incendiario. Pienso. Pienso que pensar es más rico que escribir, que debería tener un enchufe de la cabeza al teclado, pienso que sería todo menos inocuo aún, pienso que la mitad de las personas que conozco me dejarían de hablar, pienso que total ya hablo demasiado poco. Pienso que quiero un café y veo en la Madero un Vips, pienso que será malo y tendré que comprar algo más si no me veran feo las meseras. Pienso que no importa porque el frío me esta helando el trasero. Pienso que si tú estuvieras aquí sería más fácil no sentir el frío.

.......................................................

Necesito citarte pero tu blog no me deja entrar, pusiste una restricción y se me hace completamente injusto.

...................................................
Al salir, los conserjes del hotel se callan abruptamente, cuando estamos en la puerta sueltan risitas ahogadas. Taladramos la pared y qué. El edificio es viejo y fuerte, no le pasará nada. Salimos de la mano, esta ciudad es como un gran pueblo indigena. Llegamos al zócalo, es final de septiembre, y aún están los adornos de las fiestas patrias, me da miedo pensar en ellas. Me da miedo pensar en la polvora incrustada. Vamos al mercado y pedimos tlayudas. Nunca en mi vida había comido algo más grande... Comido no.

.................................................

Te estoy extrañando como bala.
como bala atravezada en el gañote, como si fuera del grosor de un alfiler, como si se pudiera atorar entre los huesos del pescuezo, interrumpir la saliva, coagular la sangre, engarruñar el grito hasta volverlo gemido y estertor inaudible...

09/12/2009


I


¿Por qué pasar tantas horas frente una pantalla? ¿realmente amamos tanto la tecnología?
¿o sólo es que la humanidad nos odia? ¿es que odíamos a la humanidad y la soledad nos ama? ¿será porque no sabemos como deshacernos de ella? Realmente no creo que el internet sea tan mágico.


El hombre llega. No hay nadie, nunca hay nadie. La casa es grande, tiene siete televisiones y cuatro dvds, y un gran aparato de sonido, pero siente deseos de escuchar una voz viva, sale al patio y se mete a la casa de sus perras, se acuestan entre ellas, ve como se infla su cuerpo al respirar, lo lamen, las acaricia, tal vez quieran jugar un rato. ¿Cuanto tiempo podrán dos animales contenerlo?


Todas las tardes viene un gato, es lindo. Jonás me dice loquita, ¿cuando sepa que se me han aflojado las tuercas en serio le divertirá igual? El gato se pasea por mi casa como si fuera la suya. Ya me resigné a vivir un final como película francesa, no será feliz. Voy a decirle a mi fantasma que ya puede terminar de morirse , asi como un gato sin dueño. Lo llamo pero no viene, es un gato tímido, no, es un gato libre. ¿Se armarà algo con Jonás? Creo que le gusto y le espanto; como siempre soy muy pecadora para los santos y muy santa para los pecadores. Si sigo sin besar me voy a secar. Estoy harta del cabestrillo. Parece que el brazo se me rompió al mismo tiempo que terminó de hacerse polvo el corazón.



Entra a su cuarto, ¿y que más puede hacer? ¿tomar las llaves del auto, ir a su casa y decirle que si no es feliz con la vida que lleva puede irse con él con todo e hijos? ¿que la extraña porque no ha recuperado la paz que tenía con ella? ¿que la extraña porque al dejarla se le escapó la adolescencía y pasó a la vejez sin ningúna penumbra? ¿al menos la podrá llamar por teléfono? Enciende la computadora. No hay nadie afuera, no hay amigos cerca, no hay familia, su amante esta a un mes de distancia y a muchos giros solares de no ser un desahogo.


Espero que cuando me acerque hoy en la tarde no me ataque. ¿Irà a la cita mi fantasma, irá a la cita, al menos para decir hasta nunca? Lucía dice que ya no me conoce y ya no me entiende, quizá porque ahora es cuando sabe màs de mi. Si cierro las puertas ¿saltarà como loco? ¿me arañará, me morderá? ¿De verdad ya no hay ùltima cita? Si ya no nos conocemos ¿por qué nos seguimos queriendo? Desde el pasado a veces Gustavo me ve, y ya no siento ni siquiera rencor, ¿asi sentirà mi fantasma de mi? El gato es siames peludo, es decir : semicorriente. Seguiré con yeso un mes más. Jonás ahora esta en Veracruz, se acerca, y tengo miedo de que al tenerlo cerca lo aleje como a todo lo demás.

No hay nadie afuera.

.....................................................................................................................................................................

Te espero en el cuarto de hotel, con la luz apagada, al llegar no veras nada, ni siquiera tus manos, pero ya tendré los brazos extendidos para que no caigas. Llega rápido, te espero.

03/12/2009


INTRODUCCIÓN

miércoles, mayo 21, 2008

"¿Has visto un gato bajo la lluvia esperando una llamada o una cita que ya nunca fue?" Nostàlgico Anònimo

Los gatos son muy tercos. Nunca he visto un gato bajo la lluvia esperano nada pero si los he visto insistir vez tras vez para guarecerse de la lluvia, acechando una puerta, ventana, hueco.

Hagamos un duelo, un funeral como el de la mamà del extrangero, tomemos cafè con leche, vayamos al cine y hagamos el amor. Los muertos son pisados por la belleza, y el tiempo, las promesas no dichas, el rencor, los inmortalizan tanto que terminan por ser casi dioses, y los dioses se olvidan. Los gatos eran divinos en Egipto, pero han sobrevivido.

Siempre desee no esperar nada, y no lo hago. Por eso es que el futuro se bambolea como puente de palitos, por eso es que preferirìa caer al rìo y que de este no se pueda salir; pero los gatos rara vez caen y si lo hacen caen parados, estan condenados a su destino, no pueden morir.

Mi gata se ahorco ante la làstima, ya no podìa esperar nada mas, era vieja, estaba coja, su olfato no servìa, ¿para que querìa ella la misericordia de una venda atando su pata? Para ahorcarse y asi lo hizo. No le llorè, su maldiciòn me persigue.

.

.

.

.

Hoy sólo debo iniciar. Hablaré de un hombre joven que pasa su tiempo en la soledad. Esta terminando su maestría, su salud no es perfecta, a veces la nostalgia lo obliga a doblarse.

Hace más o menos un mes que no ve a su amante y no le importa. No la extraña, no la necesita. Puede vivir sin sexo. Pasa horas buscando algo. Llega del trabajo, come, duerme, juega con sus perras y entra a internet. Ahi está hasta la madrugada.

Hablaré de una mujer...

Pero no me gustan los inicios desde el principio. No me gusta la narración cronológica. No me gustan los dialogos. No me gusta usar nombres.


Tengo problemas.


Puedo decir que el hombre tiene ojos dulces. Puedo también decir que sus cejas son las mejores actrices de su rostro, los matices de sus personajes van desde una ternura imposible hasta la dureza más férrea. Su voz, es cálida, pocas veces levanta la voz pero siempre se hace oir, nunca le tiembla; ni la voz, ni las manos. No es alto, es moreno, robusto. Es amable, inteligente, incluso brillante, no se mete en problemas ni tampoco los crea, es prudente y le gusta hacer planes. Energico, disciplinado...


Por hoy es todo.