15/07/2010

PEQUEÑAS CRÓNICAS DE LOS SENTIMIENTOS MUTANTES

II


LOS HERMOSOS TRÍOS DE CUATRO

–Qué sorpresa encontrarte aquí –dijo abrazandola– yo ya te hacía dormidita –y el muy infeliz le plantó el beso casi en media boca– tienes la cara helada –y claro se sentó junto a ella frotandole los brazos, ese era mi guión desgraciado. Ella le sonrió con sus lindos ojos y no alcance a leerle los labios. ­–Lo mismo que la señorita, por favor –. Me cayó en los huevos. Eso me pasa por imbecil, por ensayar durante media hora que gracia decirle, por planear demasiado, ahora perdí la oportunidad de reempezar el capítulo donde lo dejé hace cinco años, todo porque el mismo máldito, de hace cinco años, volvío a aparecer. Pero esto no se va a quedar asi perro, al menos te fastidio la noche.

– Qué milagro –grité parandome de un salto y corrí a sus brazos–. Señor pero que honor poderlo saludar después de sus grandes y sonados éxitos –su cara no podía disimular el desagrado, siempre me detestó

–No exageres –dijo apretándome la mano como si me la fuera a romper

–No nada de eso, además que reencuentro tan deseado no? Nosotros tres aquí como en los viejos tiempos, –dije cargado de malicia

­–¿Te tomas un trago con nosotros? ­–ay chiquita pero que dulce voz, no más no te estrangulo con la cadenita de tu bolsa porque entonces como la quitas, mi reina.

–Su mamá se lo prohíbe pero tal vez pueda tomar leche –¿asi nos llevamos perrito? andale, total mientras tu ladras yo le doy un besote tronadote en la mejilla y le dijo al oído lo chula que se ve con el pelo largo.

–Gracias, yo también ya extrañaba mi melena –al decirlo se descubrió el hombro izquierdo, y él aprovechó para olerle el cuello como perro reconociendo a su dueño, yo mientras tanto le acariciaba el antebrazo lujuriosamente para que no olvidara mi calor, poco faltó para que alguno la orinara. Ella amablemente nos sacudió, costumbres finas de cachorra con pedigri.

–Que lindos aretes ¿de qué son? ¿Diamantes? –no wey, segurito que son lágrimas del cielo. Ella se puso roja y le empezó a temblar el labio.

–Sí, son diamantes ­–levantó la mano derecha y con eso gesto se irguió una muralla, ya había olvidado lo tierna que era cuando intentaba borrarse el agua de los ojos a manotazos–, hacen juego con este –y entonces vimos el anillo, tan brilloso que casi nos deja ciegos. Por unos segundos ambos nos quedamos tiesos, los ojos como pendulos entre su cara y su mano, tratando de enfocar, de dudar, de fingir que no era eso, que no había que entender. Pero derepente lo ví a él, y tuve la certeza que nunca fui yo quien más la había querido, ni era yo, en ese momento, quien acaba de perder todo. En un instante su rostro se opacó, como si nunca hubiera brillado. – Es muy extraño que sean ustedes dos los primeros que se enteren –sonrió con los ojos mojados y levantando los hombros, nos desarmó– ¿Brindamos?

–Por tu cabello, tus hombros, tus aretes y tu anillo –dijo él con una sonrisa pero mordiendose el alma, y yo sentí, por primera vez, que le tenía cariño.


13/07/2010



MÍNIMAS COTIDIANAS


Voy a un restaurante destrás de la laguna, ir todos los días a tarlets, por muy saludable que sea, no es aguantable por mi bolsillo. Llego y aunque el local es grande está casi vacío. El desyuno es bueno, un poco grasoso para mí, pero el café es como el que preparaba mi papá, casí puedo jurar que es café legal.

Mientras desayuno leo, leí por horas y no sentí el tiempo. Pero a diferencia del señor Okada yo no tengo un Cinamon que limpie mi casa y arregle mis cosas. Salgo y dudo entre ir a explorar la colonia detrás del restaurante o ir hacía mi casa. Me doy cuenta que mi apariencia es parecida a mí. No me siento vestida para nadie, sino solamente para vestirme, estoy comoda, no traigo nada de maquillaje. Hace varías semanas que volví a cortarmelo muy pequeño, y desde entonces había usado maquillaje a conciencia porque me sentía poco femenina y agradable. Sin embargo llevo varios dias disfrutandome así, al natural.

Tomo mi foto díaria frente a la laguna, y paso al mercado por unos bisteces de pechuga, es necesario, pero también lo disfruto. Me sigue el ordenar mi librero, doblar y guardar la ropa, y preparar un rico salmón. Mientas escucharé la radio y planearé en mi cabeza la rola para el chilango.

12/07/2010



Débora Hadaza estos serán tus mandamientos sobre las cosas insignificantes que seguirás día a día.

1. Siempre apostarás por tí, aunque las estadisticas no estén a tu favor.

2. Siempre apostarás por las causas perdidas. No dejarás sólo lo que ya de por sí está perdido.

3. Defenderás a cada uno de tus personajes como si fueras tú misma. No importa que esos personajes antagonicen. Defenderás su causa hasta al final, del más bueno y del más malo por igual. Tú sabes que ningún bueno es tan bueno, y que ningún malo es tán malo. Tú lo sabes porque no eres ni lo uno ni lo otro.

4. No existe la inspiración. no existe. Repito: no existe la inspiración. No existe ni aunque exista, entonces no te atendrás a la esperaza, no huevona, buscarás como perro hasta encontrar lo preciso para escribir o componer.

5. Te pondrás en marcha. Caminarás al menos 30 minutos diaríos alternando cada día entre el norte, sur, este, oeste. No repetirás el trayecto, regresarás por distinto camino al que tomes en la ida.

6. Tomarás sólo una taza de café al día, díario la tomarás pero será una sóla.

7. Cada día de tu vida, tomarás al menos una fotografía con tu celular, no puedes seguir perdiendo el asombro, no debes desperdiciar imágenes como papel higienico.

8. Mantendrás tu casa y cabeza limpias, además de tu trasero y el agua de tus tortugas.

9. Escribirás cada día algo, por insignificante que sea, tienes que entender que de tanto soplar un burro pudo tocar alguna vez la flauta.

10. Si no puedes escribir algo que valga la pena, lee mucho; si no compones nada que valga la pena escucha antentamente. No dejes de leer díario, no dejes de escuchar todo. No desprecies las letras ajenas, no desprecies ningún sonido, ningún ruído. Lee, escucha, hasta el fin de tus días.

11. Ya que tienes dos sombreros ten la decencia de usar uno al día sin pensar en como te ve la gente, carajo.

12. Maquillate poco, y piensa más.

06/07/2010



A un andaluz mexicano.

Desde que te ví supe que me causarías problemas. Eras chiquito, moreno y redondo. Después, durante varios años, sólo fuiste un piedrita en el zapato. Sé que te quería, que eras tierno, pero molesto como todos los hermanos pequeños.

Creo que desperdicié mucho tiempo, y a veces me siento culpable por eso, fui egoísta, cruel, y una reverenda mondriga. Pero no siempre, a veces si te veía, te defendía cuando alguna tía era mula contigo. También pasó eso del medigo chihuahua o pequines que nos persiguió por muchos departamentos y edificios, también tuvimos nuestro momento mistico en la carretera californiana, también nos divertimos de vez en cuando ¿no?

De todos modos que bueno que creciste, que te gustó antes que a mí les luthiers y Pedro Páramo; que bueno que tocas batería y guitarra como nadie, y luego piano, recuerdo que Montes te adoraba, y a mi me gustaba oírte tocar. A ti fue el primero de la casa al que lo conté lo de Marín, platicabamos de... ¿de que platicabamos? Cada vez te fuiste haciendo más intersesante y llegué al punto en que no sé que más decirte.

Ha sido un placer tocar contigo, caminar contigo en la noche, darle la vuelta al campus del seminario, divagar de cosas y viajar. Fue un placer la última vez que salimos juntos y solos, y la verdad no me imagino un mundo más feo que en el que tú no existieras.

03/07/2010



DISTENCIONES

El domingo hay elecciones en Puebla, por fin se acaba el gobierno del gober precioso, -jamás imaginé vivir en los territorios del gober precioso-, ya estoy empadronada aquí, puedo votar para sacar al PRI de Puebla, pero...¿ por quién?

No creo en la monstruosa alianza que va desde al azul al amarillo, eso sí se ven lindos los colores,
pero no creo que salga nada bueno en eso, me gustaría creer en el PT pero sus propuestas no son tal, todo es descalificación al PRI y a la alianza; pienso en anular el voto ¿pero no es simplemente rendirse?

.....................................................................................................................................................

Toy Story me encantó, reí, casi lloré, grité, recordé mis juguetes arrinconados, me dolió que Andy se quedará sin Woody, me gustó el final y me hizo recordar a mi mejor amiga por eso de "yo soy tu amigo fiel, yo soy tu amigo fiel". Cuando ella vivía cerca de mi ex casa consiguió el disco para dedicarme la canción, nunca pensé que realmente viviría lejos de ella.

.....................................................................................................................................................

Cada vez menos veo la posibilidad de las cosas en el país mejoren. Tanto las declaraciones de los mafiosos capturados, como el descaro en el que actúan los narcos en el norte del país. En Michoacan hay municipios en los que no hay ya gobierno civil, mi padre me contó "del buen y paternalista gobierno" de la familia (como no ser paternalista si gobierna la familia) con su toque de queda y su tranquiza a los maridos golpeadores.

¿Que diablos va a pasar?

.....................................................................................................................................................

La selección, no manchen la selección, que triste caso, ya no me da coraje, es tristeza pura, no decepción es desesperanza, yo los ví jugar, deconcertados frente a Sudafrica, heroícos contra Francia, trantando de ser algo ante Uruguay y chidos, luchones, fuertes y derrotados ante Argentina. Torpes también, sin encontrar la portería, sin saber concretar , el espiritu mexicano que tiene ingenio pero no idea de como dejar de ser nada. Siempre México como país, como selección, como pueblo a punto de algo, a una pulga de casi ser, y siempre la misma historia, la independencia que culmina Iturbide, la reforma que casi corrompe al puro Juarez, la revolución traicionada por los burgueses, el bicentinario festejado por el PAN. Que poca madre, que derrotada, que violada, que chingada, siempre el estigma, siempre agachada, siempre dispuesta a que la partan, la vendan. Chale y para acabarla se muere Monsi.

01/07/2010

PEQUEÑAS CRONICAS DE LOS SENTIMIENTOS MUTANTES

I

Los malentendidos del chat



-Entonces ¿vienes o voy? –No, así no, nada de presiones.

-No estoy seguro de poder ir. Por favor necesito que lo entiendas, no significa que no quiera estar contigo, simplemente no puedo ahora.

-¿Entonces por qué me dijiste ayer que sí? Decidete, no quiero seguir esta tortura, no quiero jugar más.

-No, para nada, yo tampoco, es lo último que quiero, de verdad me importas, sólo que no puedo ir ahora; tengo mucho trabajo, un recital, pasar a finale mi rola; no son excusas, ayer pensé que podría hacerme un hueco, pero entre el viaje y el trabajo se me agota el tiempo para estar contigo.

-¿Quieres que vaya yo?

-Es igual. Sé que esto apesta. Tengo meses rogándote que vengas, sé lo que dije ayer y que tal vez me estés odiando; ojalá tenga otra oportunidad contigo, ahora no puedo.

-Ah aquí estás, tu hermano me dijo que estabas estudiando, pero no, chateas

-Dame unos minutos ¿si?

-¿Hablas con ella? ¿Ya le dijiste de nosotros?

-Cati espérame, un minuto por favor. Bueno no importa, ya se fue.

-Entonces ahora podemos ir por un rico café y …

-Tengo que trabajar.

-Tranquilo, la audición es en dos semanas y tocas magnifico, tienes un mes para entregar la obra y…

-Yo sé lo que tengo que hacer, y que chinga que te hayas vuelto mi agenda.

-¿Qué te pasa? No pensé que te pusiera tan de malas hablar con ella. ¿Le dijiste de nosotros?

-No hay nosotros, no quiero hablar de ella, y quiero trabajar.

-No sé por qué haces esto cada vez que...

-Cierra la puerta al salir ¿si?